2
Jueves 25 de Noviembre de 2021

GRACIELA SCHUST, LA BREVEDAD QUE NOS ENVUELVE


Viernes 19 de noviembre de 2021. En Curuzú Cuatiá el Oeste también existe. Sólo bastó cruzar el Puente de la Poesía a la hora en que el cielo iba cambiándole subyugado sus vestidos a la tarde, y ya estuvimos ahí, en el Club Social y Deportivo Villa Dolores para asistir a la presentación del nuevo poemario de Graciela Schust: Puente Poesía, así, todo junto el neologismo del título destacando la mayúscula para el género cultivado por nuestra autora.

Ante un salón cuya concurrencia colmó las expectativas, el querido amigo Ramón Donato Moscarella abrió el encuentro, en nombre del club anfitrión que desde el 20 de julio de 2007, ladrillo sobre ladrillo puestos por las manos de una comunidad barrial, ha ido consolidándose fuerte y solidario. Aplaudimos y compartimos absolutamente el concepto de Graciela de descentralizar la cultura, lo que halló eco inmediato en el corazón de este hermoso lugar, cuyas comodidades permitieron, además, cumplir con los protocolos covid. El equipo técnico a cargo de Ricardo Romero, impecable.

Una vez escuchados los audios y leídos los mensajes de amigas y amigos (de la vida y de la literatura) enviados a Graciela, el poeta Romy Espinoza presentó el libro con ajustada elocuencia, para luego entablar un diálogo con ella sobre la escritura poética en general y la concepción de su poesía y la de este poemario en particular; diálogo que fluyó enseguida hacia las preguntas y consideraciones del público presente (no faltaron las emociones), para terminar con la lectura de algunos poemas en la voz de la autora. Cerró la noche la música, a través de las canciones-poemas del propio Romy (guitarra) y las interpretaciones de las reconocidas creaciones de Jorge Fandermole, Ariel Ramírez y Félix Luna, entre otros, en la voz de Yiyi Pérez acompañado por Franco Ramírez (teclado).

Editado artesanalmente por Yiyi Pérez y con el diseño minimalista de sus tapas a cargo de Ricardo Schust, este libro “nos propone enamorarnos de universos delicados, cuya atmósfera de haiku está presente en cada página. Nos invita a dejarnos tomar por el pulso de sus palabras” (Silvina Jamilis, contratapa). Una breve autobiografía: “Algo sobre mí”. Un breve autoprólogo: “Quizá en el soñar se hallen los mejores textos. Actuales y futuros”. Y los noventa y cuatro brevísimos bellos poemas a través de los cuales podemos ir y venir y quedarnos un instante o mucho más, buscando desentrañar un significado imposible: “Solamente las perplejidades/sorprenden a los ojos del misterio.” (51) “Los levísimos pasos de un poema/son incandescencias/que soplan versos/entre las manos/de la magia…” (92).

Creemos que las brevedades poéticas guardadas por Graciela Schust en el cuerpo de este libro exquisito, abrirán con cada lector, con cada lectora, múltiples abanicos todos diferentes, todos igualmente sugestivos. Nada más dejarse envolver, dejarse llevar. Nada más. Ni nada menos.

María del Carmen Vianna. Curuzú Cuatiá, noviembre 22 de 2021.



+